Go to Top

Precauciones contra la procesionaria del pino

Consejos y medidas de precaución que hay que tomar para evitar los problemas generados por la procesionaria del pino

La Alcayna tiene una gran superficie arbolada y una masa boscosa de pinos bastante importante. Estamos en un época de proliferación de nidos de procesionarias, unas orugas que provocan graves urticarias, especialmente en niños y personas con la piel delicada.

Qué es

La Procesionaria del Pino es la plaga más importante de los pinares mediterráneos. Debe su nombre a su forma de desplazamiento, pues las orugas forman grupo de forma alineada, a modo de procesión. Ataca principalmente a los pinos, aunque también puede producir importantes daños en cedros y abetos, pues las orugas se alimentan de sus acículas y provocan que éstas se sequen y caigan.

¿Por qué es peligrosa?

Urticaria de la procesionaria

Urticaria de la procesionaria (clic para ampliar la foto)

Las orugas están cubiertas de pelos urticantes que se desprenden y flotan en el aire, provocando en las personas por irritación en oídos, de nariz y garganta; así como urticarias y alergias de distinta gravedad, no solo si se tocan, también si se está cerca de ellas. En esta foto podéis ver los efectos producidos por acercarse a una procesionaria, sin tocarla.

Además, en animales domésticos, especialmente en los perros, su contacto puede provocar inflamación de el hocico, la lengua o en la cabeza en general. Los síntomas principales son que el animal intenta rascarse o babea exageradamente.

Fumigación y tratamiento para paliarla

La Consejería de Presidencia de la Región de Murcia, que es la competente en materia Medioambiental, ha informado que este año han proliferado las plagas de procesionaria por los montes de la Región, aunque no hay motivo de alarma puesto que la la mayoría de las orugas no completarán el ciclo biológico de su metamorfosis al morir por falta de alimentación, hecho que también provocará que el próximo año la población de estas orugas disminuya considerablemente.

Como es habitual, se ha realizado la fumigación y tratamiento adecuado para paliar la proliferación de esta oruga, aunque los tratamientos más efectivos son los que se realizan a finales del verano y principios del otoño (septiembre, octubre y noviembre), por lo cual, la EUCC ha informado que en esas fechas se pondrán en contacto nuevamente con esta Consejería para solicitarles la fumigación de la procesionaria en los montes aledaños a la Urbanización de La Alcayna.

Esta entidad también ha manifestado en su circular de febrero que la Rambla de Las Monjas, gestionada por la Confederación Hidrográfica del Segura, presenta un estado de deterioro continúo por falta de mantenimiento y, aunque en varias ocasiones han informado de esta situación, no han obtenido ningún resultado positivo.

Medidas de precaución

  • Se debe tener una especial vigilancia de los niños en parques y zonas al aire libre cerca de zonas de pinos, para evitar que toquen a las orugas, pues les suelen llamar mucho la atención.
  • En animales domésticos, hay que evitar que chupen o toquen la hilera en movimiento,  o cualquier nido que se haya caído del árbol, pues pueden impregnarse de la sustancia tóxica que liberan las orugas, provocándoles una urticaria que pueden transmitir también a las personas.

Fuente: EUCC

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *